viernes, 1 de abril de 2016

14 CAFE EL BESO



Llevo mucho tiempo buscando un café en Logroño donde "sentar mis reales", es decir, un café para quedar con los amigos, hacer tertulias y ser un habitual, pero no doy con él. A El Beso voy (o vamos) porque tiene una de las terrazas más bonitas de Logroño con vistas a las torres de la Redonda (aunque no sé si con todos los toldos y vallas de cristal que le han puesto para la temporada de invierno no habrá perdido su encanto exterior/ ya veremos cuando llegue el verano). Pero en invierno también se está muy agradablemente dentro porque... ¡no tiene televisión! ¡albricias! y porque casi siempre ponen música muy, pero que muy buena. El problema para tener en él mi mesa de café es que es muy pequeño, por lo que lo que parece tener mejor sentido para ir en pareja, que es como lo solemos elegir después del típico tapeo logroñés.  Justo para tomar el café, un trozo de sus buenos bizcochos o tartas, y... hasta un chupito de bourbon. Siempre hemos pasado un rato muy agradable y hemos salido muy contentos de El Beso. Y por eso lo pongo aquí. 

martes, 1 de marzo de 2016

13. CERVECERÍA MORITZ, Barcelona.



Voy a ser muy breve a ver si así desatasco este blog. Además con eso de las etiquetas y el localizador del final del post está resuelto lo de encontrarlo cuando lo necesitemos.

3 febrero 2016: recién llegados a Barcelona en viaje de la Escuela de Diseño de Logroño e instalados en un Albergue sito en la Gran Vía con Aribau, para hacer honores al motivo del viaje, los tres profesores nos fuimos a comer a la Cervecería Moritz, diseño de Jean Nouvel, en funcionamiento desde enero del 2012.  Agradable luz, mucha amplitud y buen ambiente. Un menú de veinte euros, perfecto, y euforia de estar en una gran ciudad y en un gran establecimiento. La nueva cerveza Moritz, excelente. Pongo tres fotos más hechas desde la mesa donde nos sentamos. Ah! el logotipo de la jarra de cerveza y otras imágenes de marca son de América Sánchez. En lo del jardín colgante del patio no reparé mucho pero bueno,  no está mal. Javier Dulín me dijo que el jueves por la noche, cuando volvió a tomar una copa con un amigo,estaba petado de gente (!). Lo prefiero como lo vi. Todo muy amplio.
Lo que menos me gustó: en la zona de los aseos del sótano, bastante chorrada de diseño cutre industrial.





lunes, 2 de marzo de 2015

12. BAR RESTAURANTE Q'ART. Valencia



De los bares y restaurantes que me fue enseñando Alberto Adsuara durante los años en que frecuenté Valencia guardo especial recuerdo del Q'Art, seguramente porque después de ir con él repetí varias veces con mi mujer y mis hijas y siempre nos encontramos muy a gusto enn ese tipo de decoración medio hippy y deshavillé que tiene ya un nivel digamos que... "europeo". 


Las tres o cuatro veces que hemos estado siempre hemos ido a cenar, y sin ser nada del otro mundo en cuanto a cocina, siempre nos han tratado muy amablemente. Nunca hemos coincidido con algún tipo de evento pero como puede verse en su página de facebook algunas veces aparece por allí algún artista con haciendo alguna performance que encajará perfectamente con el encanto del lugar.



Ya que sale Alberto Adsuara a colación, casualidad es que ayer mismo descubrí su nuevo blog donde tiene un apartado llamado guía de Valencia donde sigue haciendo recomendaciones de sus bares y restaurantes preferidos. Importante tenerlo en cuenta para la próxima visita a Valencia.

Pongo la ubicación en el enlace que hay al final del post: calle Guillem de Castro 80, a un paso de las torres de Qart. Valencia.



lunes, 13 de octubre de 2014

11. CERVECERÍA LA SUREÑA, Málaga. La Malagueta



Por lo que veo en internet, La Sureña es una franquicia bastante extendida por Andalucía y como esto no va de analítica de franquicias, lo que me apetece contar aquí es sencilla y llanamente lo bien, lo rápido y lo barato que comimos el 22 de agosto del 2014 en el establecimiento así llamado que está al final del muelle de la Malagueta en Málaga.

Digamos de paso que nos horrorizó la música ambiental de todo el shopping de la Malagueta y que esos montajes de un restaurante al lado del otro como el que también han organizado en dicho muelle  invitan a todo menos a elegir uno para comer. Así pues, cuando ya se hacía tarde y desesperábamos de almorzar en tan buen escenario (porque aunque el shopping/montaje sea horrible un puerto siempre es un bonito lugar) dimos al final de muelle con este eficaz y eficiente bar/restaurante/ autoservicio donde comer no es un problema a resolver, es decir, acertar con la elección, pedir mesa, llamar al camarero, estudiar la carta, que te atiendan, que te sirvan pronto, que no te claven por algún imprevisto, etc. etc. Lo que no es poco.


Y si además de todo ello tienes la suerte de ver una singular escena de ligoteo de unos soldaditos marineros con dos niñas monas que estaban a un par de mesas de la nuestra, la comida se te hace mucho más divertida y... hasta diría yo que memorable.

lunes, 23 de junio de 2014

10. TAVERNA CAN MARGARIT. Poble Sec. Barcelona



Taverna Can Margarit. Carrer de la Concordia 21. Poble Sec. Barcelona.

Hay veces que la mayor alegría que te proporciona un restaurante es el haberlo encontrado por casualidad. Vagabundeábamos por la noche en el Pueblo Seco buscando una plazoleta donde recordaba que había varios restaurantes majos (seguramente la Plaza del Surtidor) cuando de pronto vimos la fachada de la Taverna Margarit y no lo dudamos ni un instante. De la cena no recuerdo nada especial. Recuerdo sí, que el trato a la entrada tuvo esa brusquedad propia de los negocios muy antiguos que funcionan como con cansancio. Nos dijeron que antes de cenar podíamos probar los vinos pero como el primero que catamos era super rasposo, pasamos rápidamente al comedor del fondo. Aunque la decoración rústica no sea mi fuerte, es tan vieja y está en un espacio tan dilatado que hasta tiene su encanto. Realmente es un lugar muy especial. Y una suerte que sobreviva en una ciudad que ya lo ha vendido casi todo. 



Como tiene pinta de local popular no creo que valga la pena o sea costumbre reservar, así que aquí va el plano de situación. 


(fotos del 17 de mayo del 2014)

miércoles, 4 de junio de 2014

9. VEGA, Rodezno, La Rioja



Restaurante Vega, calle San Sebastián, Rodezno, La Rioja. tfno: 941 338056

Algunos establecimientos de este blog son descubrimientos, pero otros, como Vega, en Rodezno, son para descubrirse. Hacía muchos, muuuuchos años que no íbamos y hasta nos preguntábamos si aún existiría, pero no sólo existe y hasta es mejor que cuando lo conocimos, sino que a juzgar por la forma en que lo lleva Veguita, su hija, la continuidad está asegurada. Y no sabéis cuánto me alegra poder decir eso. Como decir también, que espero que no pasen tantos años como antes en volver por allí. Y mira que Rodezno pilla un poco a desmano, pero estando en las proximidades de Haro, no hay disculpa para no ir. 

La comida es un diez sobre diez y el precio un diez sobre diez, pero una de las cosas que más valoro yo en un restaurante es que te sirvan rápido pero sin prisas. Y en eso saca un veinte sobre diez. Es uno de esos sitios en los que la eficacia emociona. 

Como emociona ver a la abuela Vega, con más de ochenta años, trajinando entre los pucheros. Es lo que tiene de bueno ese restaurante, que además, puedes ver la cocina. Todo un espectáculo.


Satisfechos y, como digo, hasta emocionados, al acabar de comer (26 de abril del 2014) nos acercamos a saludar a Vega, que ya descansaba felizmente en una de las mesas situadas junto a la cocina. Le dimos las gracias por su trabajo y su continuidad, y le prometimos volver y decirle a todo el mundo que no deje de comer alguna vez en... "semejante pedazo de restaurante". 


Ah! y como peculiaridad y tradición: el café se va a tomarlo al bar de enfrente, o sea, el del nieto.

No creo que nadie se pierda en Rodezno pero pongo un mapa con su localización, que lo mismo le cambian cualquier día el nombre a la calle:





miércoles, 21 de mayo de 2014

8. EL SORIANO. Logroño



Bar Soriano, Travesía del Laurel 2, Logroño

Soy un fans de los bares de especialidad, y en general de todo tipo de comercio que tiene una oferta muy concreta y de mucha calidad. Seguramente es por eso que el primer bar de mi ciudad que traigo al BRA sea EL SORIANO, verdadero especialista de la tapa de champiñón: dos o tres de ellos pinchados con un palillo con gambita a modo de guinda. En la calle del Laurel y con la misma especialidad está también EL ANGEL, pero ha cambiado tantas veces de personal en la barra y hasta de decoración (últimamente con una sobreiluminación blanca espantosa) que puestos a elegir y recomendar un bar castizo y con solera no tengo duda alguna: EL SORIANO.


Y es que la gracia que le dan los tres hermanos que llevan la barra, uno en la plancha y los otros dos a las bebidas, te hacen sentir como en casa. Por muy lleno que esté, siempre hay sitio, y si no, también puedes pedir la bebida y el plato de champis por la ventana.


Dos problemas a la hora de abordar la degustación de la tapa. La primera es de índole técnica: hay que mantenerla siempre vertical para que el aceite no se caiga al suelo, o aún peor, a tu ropa. Ello implica comerlos por arriba hundiendo el palillo hacia abajo. Segundo problema, algo más difícil de resolver: esperar un poco a que se enfríen porque los ves tan apetitosos que siempre te quemas la lengua.

Condición casi indispensable para que un local esté en el BRA es que no tengan televisión. EL SORIANO la tiene, ah, pero afortunadamente, en las horas de mayor afluencia, está apagada. Para compensar esta deficiencia tiene justo a la entrada y a la izquierda un simpático poster del NUMANCIA que le imprime mejor carácter.